Hablando de paridad

Mucho se habla de la paridad y de la igualdad de género, bastante más de lo que se luego se hace.

En los últimos días hemos conocido como la Asamblea Nacional de la República de Cuba ha alcanzado la paridad. Una paridad que se ha conseguido sin necesidad de cuotas ni leyes de paridad. ¿Magia? No, una decidida apuesta de años por la equiparación de género por parte de las autoridades cubanas, por parte del PCC, y por empuje de las mujeres cubanas, dueñas de su propio destino, y encabezadas por la Federación de Mujeres. Queda mucho camino en Cuba para la igualdad de género pero esta sin duda es una gran noticia.

Siguiendo esta estela el viernes estuvieron en Bilbao representantes del Consejo de Mujeres de Senegal por invitación de Asamblea de Cooperación por la Paz / Bakerako Lankidetza Batzarrea. Estuvimos reunidos con instituciones y medios de comunicación y en dichas reuniones se explicó el proceso de elaboración y puesta en marcha de la Ley de Igualdad de Senegal que ha conseguido un Congreso más paritario en el país africano. Un trabajo que no habría sido posible sin la política pública de cooperación, en este caso de la Agencia Asturiana de Cooperación. Una cooperación que hay que reivindicar y que hay que utilizar para ayudar a transformar realidades, lejos del voluntarismo y del “buenismo occidental”. Reivindiquemos ese valor y utilicemos esos fondos con eficacia y con objetivos transformadores.

Os dejo la noticia publicada en “Deia” sobre la visita de COSEF.

Senegal, en la élite de la paridad

El país cuenta con una ley que obliga a los partidos a presentar listas mixtas y alternadas con 50% de representación femenina

Marta Martínez – Sábado, 9 de Febrero de 2013

Fatou Diop (a la derecha) y Seynabou Mbaye (izquierda), ayer frente al Ayuntamiento de Bilbao.

Fatou Diop (a la derecha) y Seynabou Mbaye (izquierda), ayer frente al Ayuntamiento de Bilbao. (Foto: Pablo Viñas)

Senegal celebró en julio del año pasado unas elecciones históricas. Por primera vez, los partidos políticos estaban obligados a respetar la ley de paridad: debían presentar listas mixtas, con 50% de representación femenina, y alternar hombres y mujeres en ellas. Quien no se ajustara a esta norma, quedaría fuera de los comicios. El resultado fue igual de histórico: 64 mujeres ingresaron en un Parlamento formado por 150 escaños. Senegal cuenta ahora con un legislativo con un 43% de representación femenina.

“Antes de esas elecciones, un 20% de los asientos del Parlamento estaban ocupados por mujeres, ahora son el doble”, explica, satisfecha, Fatou Diop, presidente del Consejo senegalés de Mujeres (Cosef), que estos días visita Bilbao junto con Seynabou Mbaye, coordinadora de relaciones externas del consejo y miembro del Ministerio de Función Pública y Relaciones Institucionales de Senegal. “Este es el primer paso hacia la igualdad. El hecho de que hayan entrado mujeres en masa a la política hace que todas las instituciones puedan llevar a cabo políticas sociales en favor de la igualdad”, opina Mbaye. En los comicios legislativos de julio triunfó cómodamente la coalición Benno-Bokk Yaakkar (BBY), del mandatario Macky Sall, quien llegó a la presidencia del país cuatro meses antes.

La lucha por una ley de paridad emprendida por Cosef, que reúne actualmente a mujeres de diferentes partidos políticos así como de la sociedad civil, comenzó en 2005. “Ha sido un trabajo de muchos años. Cosef nació en 1995 para tratar de concienciar a los líderes políticos en materia de igualdad; en 1998 comenzamos a demandar cuotas en las listas electorales. Pero nos dimos cuenta que no se respetaban, así que en 2005 comenzó la lucha por la ley de paridad”, detalla Diop, que también dirige el Observatorio Nacional de Paridad, creado en el año 2011 para vigilar el adecuado desarrollo de esta legislación en los distintos procesos electorales que se desarrollen en el país africano. El primer paso fue movilizar a las mujeres al interior de los partidos políticos y después a la sociedad civil. Lograron el apoyo de 28 colectivos de mujeres y 25 organizaciones, profesores universitarios, de gente joven, sindicatos, de medios de comunicación.

Iniciativa parlamentaria La iniciativa del Consejo senegalés de Mujeres comenzó a cobrar fuerza y llegó al Parlamento en 2006. Para sumar apoyos a la iniciativa, Cosef llevó a cabo movilizaciones, como la que tuvo lugar en marzo de 2007, cuando miles de mujeres vestidas de blanco protagonizaron una gran marcha y entregaron en mano el proyecto al entonces presidente Abdoulaye Wade. Sus miembros se reunieron con líderes políticos y con representantes del Gobierno. El camino no fue fácil, en él se encontraron mucha oposición, pero la ley vio finalmente la luz en 2010.

“Quisimos que esa ley fuese efectiva, no como en otros países del entorno, o como en Francia, donde hay una ley de paridad, pero que puede no cumplirse”, matiza Mbaye. “En estos países, cuando no se respeta la cuota en las listas electorales, se paga una sanción y listo. Nosotras no queríamos eso. Queríamos que quien no presentase listas paritarias no pudiera presentarse a las elecciones”, agrega Diop. También lo lograron. El nuevo código electoral obliga a presentar listas mixtas y alternadas con un 50% de representación femenina. En caso contrario, la lista no pasa el filtro legal y queda excluida del proceso electoral. La norma está pensada, además, para todos los cargos de elección popular, incluidos los regionales, municipales y rurales.

Capacitación En la lucha de Cosef ha colaborado también la ONG española Asamblea de Cooperación por la Paz (ACPP). De cara a las elecciones de 2012, ayudó a la formación de candidatas, realización de sondeos sobre la participación femenina en los comicios y la elaboración de estudios sobre los retos. ACPP colaboró en la capacitación de mujeres de las bases de los distintos partidos políticos en cuestiones de liderazgo, democracia, derechos humanos, políticas públicas y código electoral. El resultado: diez mujeres que participaron en la formación son hoy diputadas en el Parlamento senegalés. “Ahora, el objetivo es seguir en el camino de esta ley, reforzar lo conseguido y seguir sensibilizando a la población sobre esta materia”, explica Mbaye.

Además de lograr una representación femenina del 43% en el Parlamento -aunque el objetivo es llegar al 50%-, la presidenta de Cosef destaca que Senegal se ha convertido en un referente en la región. “Mujeres del oeste de África vienen a conocer el proceso hasta conseguir la ley de paridad, es un referente”, asegura. Con esta legislación, Senegal se sumó a otros países del continente que cuentan con una representación parlamentaria femenina cercana al 50%. Es el caso de Ruanda y Sudáfrica.

La tasa de aumento de la proporción de mujeres en los parlamentos se ha acelerado en la última década -en 1995, solo el 11.6% de los parlamentarios eran mujeres, frente al 19,3% de finales de 2011-. Sin embargo, incluso con el actual crecimiento, “la zona de paridad en la que ni los hombres ni mujeres tienen más del 60% de los escaños no estará al alcance de los países en desarrollo hasta 2047”, según un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Mujer (Unifem). En el caso de los países desarrollados, esta meta podría cumplirse en 2027.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en SOLIDARIDAD Y COOPERACIÓN y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hablando de paridad

  1. mundoeficaz dijo:

    Gran artículo donde demuestra el verdadero poder de las mujeres!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s