Munduko Libreta

Comentarios en la hojilla de nuestra querida, contaminada y única nave espacial. Que un día más ha dado otra vuelta a través de su eje imaginario. (Gracias maestro Walter)

14541684605625


Deja un comentario

Sin industria no hay futuro

Publicado en eldiarionorte.es 

Asistíamos hace pocas semanas a un espectáculo, en la campaña de las elecciones generales, dónde comentaristas varios, líderes de los partidos gobernantes en Bruselas, Madrid o Gasteiz nos intentaban convencer del final de la crisis y de la supuesta recuperación económica. Si esto ya es una broma para cualquier persona que vive o aspira a vivir de su salario, lo es más si estamos hablando de la Margen Izquierda y de Sestao.

Una comarca, que no se ha recuperado aún de la “reconversión” industrial. Una comarca, que soporta los mayores índices de paro y menor renta per cápita de la arcadia feliz sabiniana. Una comarca, que ha asistido a una desindustrialización masiva en estos últimos 30 años y que transita hacía una tercerización de su economía y con una apuesta más que gráfica por los grandes centros comerciales con sus trabajos precarios, temporales, con salarios de miseria, la explotación y depauperación total de las condiciones de trabajo. En definitiva, un ejemplo de desarrollo económico y de relaciones laborales nada recomendable para una sociedad como la nuestra, que aspira al bienestar social y a su desarrollo integral. Un modelo desarrollado sin descaro ni reparo por los gobernantes del PNV y del PSE, con un desprecio nada desdeñable para con el futuro de esta comarca.

Una comarca que ha comenzado 2016 con una de las peores noticias que cabía esperar; el cierre temporal indefinido de ACB. Algo que no deja de sorprender después de que la empresa anunciara el pasado año que contaba con una carga de trabajo de 350.000 toneladas. Más si cabe, cuando ocurre a la par que vence el plazo del compromiso de mantenimiento del empleo alcanzado cuando el Gobierno vasco y la BBK decidieron vender su 20% de acciones, que ahora valdrían su peso en oro, a la hora de defender la viabilidad y el futuro de la acería sestaoarra. Como sabemos, a esta planta se le ha sumado la propuesta de “cese de actividad” de la de Zumárraga lo cu14541684605625al supondría un importantísimo retroceso en nuestro desarrollo industrial como país.

Los mantras del cierre y la libre competencia

Hemos asistido con cierta perplejidad a declaraciones de los máximos dirigentes del PP, PSOE o PNV apelando a la competencia desleal del acero chino. Estos dirigentes son los mismos que están negociando en secreto (o apoyándolos) unos tratados como son el TTIP y el TISA con el objetivo de suprimir cualquier barrera legal o protección al libre comercio entre los EEUU y la UE. “Barreras”, que por supuesto EEUU sí que tiene y aplica apostando por la compra y uso de su materia prima y sus productos y acudiendo a la importación de esos productos en caso de necesidad.

Los mismos que quieren aplicar las reglamentaciones comerciales, medioambientales o laborales más bajas o menos proteccionistas de los derechos de cada uno de los dos mercados. ¿En serio se permiten hablar de competencia desleal?

Es obvio que China y su potencia económica e industrial es un desafío para Europa, y mucho más, para una realidad económica e industrial como la vasca. Es obvio que su aún menor política de protección medioambiental junto a sus menores salarios son un fuerte desafío. Es obvio que la política industrial china, con cada vez mayor influencia empresas capitalistas, está liderada por grandes consorcios públicos que permite vender los excedentes por debajo del precio de producción, y que permite destinar parte de los beneficios a reconversiones industriales encaminadas al mantenimiento de los puestos de trabajo y a su transformación en sectores útiles para el objetivo central de la política económica del gigante asiático, que ha virado de la exportación al consumo interno.

La crisis económica mundial ha reducido la demanda de acero y China ha acaparado en los últimos años hasta el 50% de la producción. La UE, que por cierto tiene su origen en 1951 con la creación de la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero), ha bajado su producción hasta llegar a unas cifras cercanas a 170 millones de toneladas anuales en 2014, un 25% menos que en 2007, y una pérdida de unos 40.000 empleos, según la propia Comisión Europea. Unos empleos que, por supuesto, no han sido redirigidos a otros sectores, como puede pasar con los de Sestao o Zumárraga. Otra muestra más de la ausencia de una política industrial de la UE y de sus países miembros, a excepción probablemente de Alemania.

Por otra parte, es curioso que ningún responsable institucional señale a Mittal como el primer y máximo responsable del cierre de las factorías o como uno de los mayores “culpables” del dumping internacional del acero (recodemos que posee plantas que fabrican el mismo producto que ACB en China) o de su política de evasión fiscal, con la instalación de sus sedes societarias en países como Luxemburgo o las Islas Caimán. Por no hablar de su propio entramado empresarial, donde el propio grupo es uno de los principales determinantes del precio de la materia prima (ya sea mineral o chatarra) o de los costos de distribución entre factorías propias o de la propia compraventa del producto realizada entre empresas del mismo grupo, como nos han explicado los comités de empresa de Arcelor Mittal.

Desmontando con soluciones los argumentos de las multinacionales

La urgencia nos exige afrontar una realidad incuestionable y una contradicción fundamental: las multinacionales van ganando la batalla. Son grandes maquinarias de dominación mundial, más poderosas que la mayoría de los estados, y someten a trabajadores, países y al propio planeta a la maximización de sus tasas de beneficio.

Reconocido esto, creemos que es necesario, en este primer momento, desmontar los argumentos esgrimidos en las propuestas de cese de la actividad o cierre de las plantas.

El primer y más famoso de los argumentos, el dumping chino, ya hemos señalado que es la propia multinacional una de sus impulsores por lo que además de medidas proteccionistas, hay que exigirle a la empresa un poco menos de hipocresía. El segundo, el precio de la electricidad. Hay voces que comienzan a cuestionar que en el Estado español las tarifas eléctricas industriales sean más caras, por ejemplo, que en Alemania. No obstante, es urgente que el gobierno de España asuma que hay que rebajar el precio que se paga por la energía favoreciendo la actividad industrial. Decisión, que bajo ningún concepto podría conllevar el aumento de la tarifa eléctrica para la ciudadanía en general.

A corto plazo son necesarias medidas de apoyo a la actividad industrial, fondos de capitalización, ayudas a la innovación o a procesos productivos sostenible, y, sin duda, vinculados a compromisos de mantenimiento del empleo a largo plazo.

Por una política industrial pública

Aún y todo, es necesario que se establezca por parte de la UE una protección de su industria y que se promueva un cambio en las relaciones comerciales internacionales apostando por la internacionalización de los procesos productivos y la transferencia tecnológica de los países más desarrollados hacia los países en desarrollo. Además de una estandarización de los derechos laborales, sociales y medioambientales para unas relaciones comerciales más justas y de interdependencia basadas en la complementariedad de las economías y no en la competencia desmesurada. Estamos hablando, además, de la fuente de todos los problemas, un modelo económico agotado, insostenible y antisocial. Un modelo caduco que necesita una enmienda a la totalidad y una apuesta decidida por uno nuevo, en el que la economía se ponga al servicio de las personas, con una planificación de las necesidades de desarrollo social, y ajustada a los límites del planeta.

La solución a escala europea pasa claramente por la reindustrialización, basada en la industria innovadora, sostenible y tecnológica, estableciendo planes de transición hacia ella, abordando los problemas actuales como son el caso de Sestao y Zumárraga y trazando el futuro del resto del sector siderúrgico vasco. Una apuesta que necesitará de grandes consorcios públicos europeos en sectores estratégicos como es el del acero.

Ámbitos, en los que el conjunto del Estado, pero también Euskadi, tienen muchas tareas pendientes y en las que convendría situarse de una forma más ventajosa, por ejemplo, con una apuesta decidida por la I+D+i igualando la inversión, al menos, a la media europea.

Cuestión de voluntad…

Resulta relativamente sencillo desmontar las falacias de las multinacionales para justificar sus decisiones empresariales e incluso aventurarse a describir un futuro nuevo modelo productivo. Pero el resultado es una acumulación de argumentos rebatidos y un sinfín de propuestas que necesitan de respaldo social e institucional para llevarse a cabo.

¿Y ahora qué? Ahora toca movilización para el mantenimiento del empleo en las factorías amenazadas, pero ahora también toca una lucha decidida por constituir la máxima unidad social en torno el desarrollo de una propuesta de futuro para nuestra economía, que pasa por enfrentarse a las multinacionales, impedir la firma del TTIP y luchar por una UE, dónde el sector público sea el motor de la economía, y la industria, uno de los ejes fundamentales de desarrollo. Casi nada. Aunque, como todo, es cuestión de voluntad y… de correlación de fuerzas.


1 comentario

Grecia abre la puerta de la esperanza europea

La probable victoria de la izquierda radical griega abre la puerta a alternativas populares y de izquierdas en el continente

Seis años después de que comenzara el recetario neoliberal del ajuste duro en Grecia pareciera que está próximo su fin. Un recetario que ha convertido al pueblo griego en un conejillo de indias del FMI, el BCE y la  Comisión Europea. Un ajuste “excesivo”, hasta en palabras de un reciente informe del FMI, que ha supuesto la privatización (y cierre en muchos casos) del sistema sanitario o de educación pública, un brutal aumento de la pobreza, de los suicidios… En definitiva ha sumido a Grecia en una situación de degradación absoluta de la dignidad de las personas y de la propia democracia.

El 25 de enero parece probable, y altamente deseable, una victoria de la coalición de izquierda radical , SYRIZA, y de su líder Alexis Tsripas. Un partido que hunde sus raíces en la unidad de las distintas tradiciones de la izquierda Griega y que ha pasado en pocos años de apenas obtener representación a ser la primera fuerza del país.

Un partido que presenta un programa político muy claro al pueblo griego: la prioridad es el rescate de las personas y la construcción de un estado social. Un programa político que guiará una acción de gobierno que tendrá como tarea principal poner en marcha las iniciativas urgentes para garantizar los derechos más básicos como son el de la alimentación , la sanidad, la vivienda , el acceso al agua y a la calefacción a los cientos de miles de personas que sufren esas carencias. Un programa de gobierno que implantará la subida inmediata de las pensiones y del salario mínimo, que ronda los 500 euros.

Tras, y en paralelo, a las medidas de emergencia social, el programa político incluye la recuperación de los principales servicios públicos, nacionalización de algunas entidades bancarias, la puesta en marcha de un programa de activación económica ( que incluye una propuesta de Plan de Inversiones Europeas propuesto por el Partido de la Izquierda Europea) y una reforma de las estructuras del estado para optimizarlas y dotarlas de mecanismos de transparencia y participación ciudadana.

El equipo económico de Syriza se ha esforzado en los últimos días en explicar que no impulsarán una salida del Euro y que dentro del mecanismo monetario comunitario buscan una salida justa y digna para la deuda del país que ya supone cerca del 180% del PIB. Con esa quita, con la reestructuración de la deuda restante y con el paquete fiscal (reforma fiscal progresiva y persecución del fraude) se obtendrían los recursos necesarios para financiar el programa de rescate social y de reactivación económica.

Como vemos, y en los últimos días se publican infinidad de noticias sobre el tema, el programa político de Syriza parece de sentido común y, aún mejor, financiable , se sea de izquierdas o no. Como cabía esperar, este programa está recibiendo las amenazas de los famosos “hombres de negro “ en forma de artículos de prensa en medios o las amenazas directas del Gobierno de Alemania ( el centro) o con visitas como la prevista de Mariano Rajoy.

Reconfigurando Europa: Unidad popular

La victoria de Syriza además de devolver la esperanza y la dignidad a millones de personas en Grecia podría suponer el comienzo de la  reconfiguración de los ejes de poder geopolíticos y económicos en el seno de la Unión Europea o directamente ser el principio del fin de este modelo de construcción europea al servicio de los centros económicos y de las clases dominantes. Grecia, puede ser el primer eslabón de un cambio interno y externo que continúe en los próximos años por el estado español o Portugal. En este mundo de capitalismo salvaje y depredador es indispensable la unión de los pueblos en lucha por su soberanía y dignidad democrática y social.

En Europa es urgente la creación de un auténtico frente de resistencia contra el neoliberalismo y las políticas de austeridad para romper la tiranía de la deuda y cimentar las bases de un proyecto comunitario con la dignidad de las personas como eje.

Con ese objetivo, y dos días antes de las elecciones en Grecia, se celebrará en Barcelona el primer “Foro Europeo del Sur” organizado por el Partido de la Izquierda Europea, Izquierda Unida e ICV-EUiA y que reunirá a partidos, movimientos sociales, sindicatos y activistas.

Un encuentro que tiene el mismo objetivo que las propuestas políticas que Izquierda Unida está realizando en el estado y en Euskadi: la unidad popular. Solo construyendo la política desde abajo, desde nuestros pueblos y estados construiremos una Europa en la que sea digno vivir.

Una unidad popular basada en la construcción de un programa de rescate ciudadano y de apertura de procesos constituyentes para GANAR la dignidad que como personas nos meremos. Para GANAR un sistema económico que impida, como en el caso de Euskadi, que el 1,67% de la población controle casi el 45% de la riqueza mientras más de un 16% está en paro y un 8% en exclusión social.

Antes y después del estallido de la crisis, ideas como las que IU y Syriza llevamos en nuestros  programas políticos, han sido tratadas por la clase política neoliberal como “ilusorias” y “populistas”. Basta recordar los ataques a Julio Anguita por nuestro frontal rechazo al Tratado de Maastricht. Hoy, estas ideas que formulan una alternativa concreta contra la austeridad están siendo cada vez más  asumidas y defendidas por nuestros pueblos y compiten por mayorías sociales y políticas en varios países europeos. Ya es hora de que transformemos el descontento popular y la aspiración de una masiva ola de cambio político, para el establecimiento de democracia económica, soberanía popular y sostenibilidad medioambiental. El año 2015 puede señalar el comienzo de un ciclo histórico de progreso para nuestros países y para Europa. A trabajar.

Íñigo Martínez Zatón (Portavoz de Ezker Anitza-Izquierda Unida)

Maite Mola (Vicepresidenta del Partido de la Izquierda Europea)


Deja un comentario

Gobierno español acude al TC para evitar celebración de consulta

Publicado el 29/9/2014

Unas horas antes de la suspensión de la consulta por parte del TC HispanTV me pidió una valoración.

El Gobierno de España acude al Tribunal Constitucional (TC) para impedir la celebración de la consulta soberanista de Cataluña, el próximo 9 de noviembre. Mientras, los partidos opositores piden al Gobierno que se esfuerce más para encontrar una solución política a la cuestión de Cataluña.

Abordamos este tema con el analista internacional Íñigo Martínez Zatón, que nos habla desde País Vasco.


Deja un comentario

El 22 de marzo: una confluencia social y política histórica para iniciar un cambio de ciclo

Comparto artículo de Jaime Aja en Mundo Obrero en el que me cita.

Estos días miles de personas marchan a Madrid desde distintos puntos del país. El 22 de marzo se espera que cientos de miles de personas se reúnan en Madrid para decir no a los recortes y defender la dignidad del pueblo trabajador. Se prepara una movilización histórica, que se espera inicie un cambio de ciclo político y social.

 

“La Marcha de la Dignidad marca un objetivo concreto social y político que es la movilización de la sociedad organizada, de forma unitaria dentro de su propia diversidad política e ideológica, una organización social desde abajo, que tome las decisiones de forma horizontal para implicar a los afectados en las propuestas y en las acciones”, tal como nos cuenta Ginés Fernández, director de Mundo Obrero y portavoz del Frente Cívico Somos Mayoría (FSCM), organización imprescindible para entender esta movilización.

José Sarrión, coordinador del FCSM en Salamanca y miembro del Comité Federal del PCE, subraya que esta movilización persigue “organizar una respuesta unitaria a los problemas sociales que todos conocemos, en torno a cuatro grandes pilares: lucha contra el paro y precariedad, renacionalización de los servicios públicos y sectores estratégicos de la economía, auditoría de la deuda y cese de la represión”. Confluirían objetivos a corto plazo como “poner de manifiesto la gran mentira (“lo peor ha pasado, volveremos a crecer…”) de la oligarquía y demostrar con la movilización masiva que las personas están por encima de los números”, en palabras de Juan Rivera, también del FCSM; con objetivos a medio y largo plazo, como “un cambio de modelo económico, político y social”, tal como nos explica Jorge Alcazar.

Ginés Fernández, José Sarrión, Juan Rivera y Jorge Alcazar, junto a otros cientos de miembros del FCSM, como José Coy, se han multiplicado estos últimos meses para garantizar el éxito de las marchas y construir espacios unitarios de trabajo. Algunos son militantes del PCE y de IU, otros activistas sociales con muchas luchas ya en la mochila.
Junto a activistas sociales han participado también los militantes comunistas, del PCE y la UJCE, para garantizar el éxito del 22-M. Enrique Santiago, secretario ejecutivo de convergencia social de IU y miembro de la permanente federal del PCE, espera “que toda España sea consciente de que este gobierno, seguidor de las indicaciones de la Troika, está acabando con los derechos sociales, con el estado social y con la dignidad de las personas”. José León, secretario de movimientos sociales de IUV de la Región de Murcia y ex secretario de la UJCE, destaca una doble dimensión de la movilización para “por una lado, visualizar la situación de emergencia social en la que viven cada vez más familias en nuestros país, por otro, porque es imprescindible que señalemos a los culpables de la situación: el capitalismo y sus gestores”. Noemí Ruiz, secretaria de área de movimientos sociales del PCM, también destaca la necesidad de iniciar un proceso de acumulación de fuerzas para “fortalecer las posiciones de los/as trabajadores/as y las clases populares para frenar los recortes, demostrar que la lucha sigue y sirve, y pasar a la ofensiva con reivindicaciones que van más allá de los recortes, como la nacionalización de los sectores estratégicos de la economía y el no reconocimiento de la deuda”.

Aunque CCOO y UGT no se han sumado como organizaciones a las marchas, sí se ha sumado la Cumbre Social y muchos sindicalistas, protagonistas de las principales luchas laborales de los últimos tiempos. Carlos Vázquez, secretario provincial del PCA en Sevilla, destaca la participación en Sevilla de “más de 60 comités de empresas y secciones sindicales que en nuestra provincia ya han anunciado la adhesión a esta jornada de lucha”. Para los sindicalistas como Paloma López, número 2 en la candidatura de IU al Parlamento Europeo, el 22-M es “un acto de consciencia colectiva que da continuidad a otras movilizaciones sindicales y sociales” en un escenario “donde solo se escucha la voz de la clase dominante que decreta el final de la recesión y el inicio de la salida de la crisis”.

Avance en la confluencia

La organización de las Marchas ha sido un avance en la confluencia de movimientos sociales y políticos. La coordinación de organizaciones sociales, sindicales y políticas diversas, desde su pluralidad, ha supuesto en sí mismo un hito en la necesaria unidad de la mayoría social, en la constitución de lo que desde el PCE hemos llamado el bloque social alternativo. “La propia organización de las marchas marca un avance, un cambio en las formas de confluir colectivos diversos, como organizaciones sociales, sindicatos y partidos pollitos, en la que cada uno juega un papel”, como nos dice Ginés Fernández. Desde el FCSM, Jorge Alcazar destaca la importancia de la confluencia en un proceso que “hemos llamado las tres conquistas: La unidad de las fuerzas activas en la lucha, la unidad social y ciudadana y el poder popular”.

La unidad de organizaciones tan diversas ha sido un hecho histórico. Juan Rivera destaca que “con todos los defectos y fallos que podamos tener en la concreción, tiene un enorme simbolismo político la confluencia en el mismo objetivo de decenas de colectivos dispares y miles de ciudadanos/as que, a título individual, se sienten representados/as por las ideas–fuerza del 22-M”. Para Enrique Santiago “se trata de un amplia confluencia de colectivos sociales, políticos, sindicales y culturales, que vienen trabajando de forma unitaria para garantizar una exitosa movilización”. Las últimas luchas han propiciado esta unidad, ya que “en los últimos meses hemos visto éxitos importantes cuando nos hemos organizado, desde Gamonal al conflicto de las basuras en Madrid. Hay claros ejemplos como la Plataforma de Afectados por las Hipotecas o las redes de solidaridad que están creándose en muchos municipios o barrios”, en palabras de Fernando Jiménez, impulsor de las marchas en la sierra de Madrid.

El éxito de la organización también ha sido cuantitativo, pues como valora José Sarrión “se han superado las expectativas. El plan original era vertebrar siete columnas y han terminado apareciendo ocho columnas peninsulares, más otras dos de las islas e incluso una del exterior”. Pero la organización no ha estado desprovista de incidentes. Carlos Vázquez insiste “en que los cuerpos de seguridad del estado y el Ministerio del Interior están obstaculizando el éxito de las marchas y como ejemplo señalamos lo ocurrido el pasado sábado en la marcha comarcal de Villanueva–Écija, prohibida por la Subdelegación del Gobierno en Sevilla”.

22-M: ¿El inicio de un cambio de ciclo?

Iñigo Martínez, portavoz de Ezker Anitza destaca la importancia del día después, la necesidad de consolidar “una argamasa común; marchas, mareas, PAH, empresas en ERE, sindicalismo, izquierda… Una argamasa con un objetivo claro; acabar con el sistema y construir una sociedad radicalmente diferente”. Para Paloma López “la crisis es una excusa del sistema y las marchas y las mareas y las luchas sindicales, cada uno con sus identidades y sus modelos de organización, son una transfusión de vida en un cuerpo enfermo”. Esta vitalidad plural puede generar “el inicio de un ciclo de cambio en el que la mayoría social tome las riendas de su futuro, un camino que no va a ser fácil, pero que es posible, con esfuerzo, inclusión, amplitud y fuerza”, en palabras de Ginés Fernández. Para ello “debería quedar una sólida organización de colectivos” en lucha por “el estado social, la democracia y todos los derechos humanos, que es lo que niegan las políticas de la Troika”, como explica Enrique Santiago.

El FCSM plantea la necesidad de iniciar un camino en dos fases: En la primera el objetivo principal es la unidad, entorno a estructuras comunes, en la segunda fase se trata de “diseñar y desarrollar una estrategia de lucha continuada” sobre la base de las estructuras unitarias construidas anteriormente. Para esto, como nos cuenta José Sarrión, “el 23 de marzo por la mañana se organizará una asamblea general cuyo objetivo será conformar (si la gente quiere) un movimiento común que emane de las marchas. A partir de esa Asamblea se pretende que el movimiento se vaya descentralizando, que recorra el camino inverso y vuelva a pasar por los pueblos y ciudades que se han implicado en la marcha”.

También Carlos Vázquez, que nos explica el convencimiento del PCA de Sevilla de que “el 22-M no será una gran manifestación más sobre Madrid. Será la Marea de las Mareas, y de su resultado dependerán los días siguientes. (…) Es posible que esta movilización desborde el panorama de las movilizaciones que se han llevado a cabo anteriormente y representa el gran momento de la unidad de todas las mareas”.

Para Carlos Vázquez, “se hace necesario un Partido lo más unido y unitario posible y lo mejor organizados que hayamos estado nunca”. Alberto Cubero, recientemente elegido secretario del Partido en Aragón, en una entrevista reciente, subrayaba que “es muy importante que la militancia comunista, que está en todas estas luchas, haga ver la necesidad de la unidad frente a un sistema político injusto como es el capitalismo que provoca todos estos dramas. El primer paso es el día 22 de marzo con las Marchas por la Dignidad”. Porque, como nos dice José León “algo cambiará para siempre el 22 de marzo de 2014, como algo cambio el 15 de mayo de 2011”.

 


Publicado en el Nº 270 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2014Imagen


Deja un comentario

Bilbao, sede del akelarre neoliberal de la Troika

La semana pasada fue publicado en Eldiario.es este artículo que adelantaba lo que pasó ayer en Bilbao.

El Gobierno del Rajoy, en su intento por vender la normalidad y la salida de la crisis económica como una conquista, ha planteado para el próximo 3 de marzo un encuentro en Bilbao de los principales responsables de la situación económica y del empeoramiento de las condiciones de vida de miles de personas en el conjunto de Euskadi  y de la Unión Europea. Organizado por el ICEX, en colaboración con el Club de Exportadores e Inversores, la jornada, será inaugurada por la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, máxima responsable de una de las tres organizaciones que componen la ‘troika’ e instigadora de las reducciones salariales, los recortes en el gasto público y de la conversión, del conjunto de los países del sur de Europa en fábricas de mano de obra barata al servicio del capital transnacional.

Imagen

Al encuentro acudirán además el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem; el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría; junto con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el lehendakari Urkullu; y los presidentes de las principales multinacionales del estado español entre las que se encuentran Telefónica, BBVA, Inditex o Iberdrola.

El encuentro será sin duda alguna un ‘akelarre’ neoliberal, la constatación una vez más de que el Gobierno español y el Gobierno vasco están manteniendo una postura servil respecto a los grandes poderes económicos, con una necesidad acuciante de autoafirmación en los recortes que están generando el sufrimiento en forma de desahucios, desempleo, pobreza y exclusión social de las clases trabajadoras y populares.

Por otro lado, los representantes de la ‘troika’ vienen a Bilbao a comprobar los “avances” en el desmantelamiento del estado de bienestar y a exigir más esfuerzos, más recortes salariales y privatizaciones, que abocan en la actualidad y llevarán en un futuro a miles de ciudadanas y ciudadanos a situaciones al límite. Sin ir más lejos, Euskadi está, como el resto del estado y los países del sur de Europa sufriendo la imposición de la troika en forma de recortes, desempleo y privatización de los servicios públicos que han sido el principal sustento del llamado estado del bienestar.

El encuentro será sin duda alguna un ‘akelarre’ neoliberal, la constatación una vez más de que el Gobierno español y el Gobierno vasco están manteniendo una postura servil respecto a los grandes poderes económicos


La imposición del pago de la deuda ilegítima (la generada tras el rescate bancario por parte del Estado) por encima de cualquier otro gasto público, con  la modificación del articulo 135 de la Constitución (realizado con nocturnidad y alevosía por el PSOE y el PP), es uno de los mayores hitos de la ‘troika’ y sus lacayos. Nada tan viejo como el propio capitalismo, la privatización de los beneficios (venta a precio irrisorio de los bancos saneados con dinero público) y la socialización de las pérdidas (recortes en servicios y prestación públicas que no se pueden abonar porque sus partidas se destinan a la deuda ilegítima y porque la fiscalidad sigue siendo generosa con los ricos).

Por todo ello, desde Ezker Anitza-Izquierda Unida rechazamos con contundencia y rotundidad tanto la visita de las caras visibles de las y los hombres de negro- Lagarde, Rehn, Dijsselbloem, entre otros- como las políticas impuestas por sus organismos, que nos llevan directamente al precipicio, conscientes de que los recortes de las condiciones de vida conseguidas tras décadas de lucha obrera y de los movimientos populares, nos dejarán en unas condiciones aun peores a las que vivíamos antes de la crisis.

Desde Ezker Anitza-Izquierda Unida hacemos por tanto un llamamiento a la rebeldía y la movilización social, para hacerles ver a aquellos, que vendrán protegidos en sus jaulas de oro, que el conjunto de la sociedad vasca y los movimientos populares europeos, las y los de abajo, no estamos en disposición de seguir aguantando que un grupo de personas que no hemos elegido sigan dictando nuestro futuro.

¡Es la hora de la rebeldía!

* Íñigo Martínez es candidato de Ezker Anitza-IU a las elecciones europeas y Xabier Jiménez es coordinador de áreas de Ezker Anitza–IU.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.153 seguidores